Menu

portada

portada
 



La Iglesia Adventista del Séptimo Día Movimiento de Reforma, basa sus creencias fundamentales en las sagradas escrituras.

Dios, El Padre


Creemos que existe un solo Dios que es supremo, creador, eterno, todo lo conoce, todo lo puede, que nos hizo y nos ama inefablemente.

Referencias: Éxodo 20:2, 3; Isaías 45:5-12, 18, 20-22; Juan 4:24; Salmos 139:1-12.

Jesucristo, El Hijo

Jesucristo es el Hijo de Dios, es uno en naturaleza con el Padre. Todos fuimos creados por medio de Él. Reteniendo sus naturaleza divina, Cristo tomó la naturaleza humana, fue hecho carne, y vivió como hombre, pero sin pecado, siendo ejemplo para cada uno de nosotros. El murió por nuestros pecados, resucitó de entre los muertos, y ascendió al Padre para hacer intercesión por nosotros.
Referencias: Hebreos 1:1-3, 5; Colosenses 1:15-17; Mateo 1:18-23; Juan 1:14; 1 Timoteo 2:5; 3:16; Hebreos 7:25; Juan 14:6; Hechos 4:12.

El Espíritu Santo

El Espíritu Santo es el representante de Cristo en la tierra, y es uno en propósito con el Padre y con el Hijo, Él es el Consolador en la obra de redención. Estas tres personas, Dios (El Padre), Jesucristo (El Hijo), y el Espíritu Santo forman la Divinidad

Referencias: Juan 3:5-8; 14:16, 26; 16:7-13; 1 Corintios 2:10, 11; 2 Corintios 13:14; Mateo 28:19. 

Las Sagradas Escrituras

Las Sagradas Escrituras (La Biblia), tanto el Antiguo como el Nuevo testamento, son la palabra de Dios. Ellos fueron escritos por la inspiración de Dios, contiene toda la revelación de Dios dada a los hombres, y son la única base de nuestra fe y práctica.
Referencias: Juan 5:39; 2 Pedro 1:19-21; 2 Timoteo 3:15-17; Lucas 11:28; 16:29, 31; Mateo 22:29; Juan 10:35.

Los Diez Mandamientos

La ley moral, los diez mandamientos de Éxodo 20:1-17, es la expresión de la voluntad de Dios, cubriendo las responsabilidades del hombre para con Dios y para con sus semejantes. La Ley es inalterable y eterna para los hombres de todas las edades, e invalida todas las leyes humanas. La transgresión de cualquier mandamiento es pecado, y la paga del pecado es la muerte. Nosotros no somos salvados por la obediencia a la Ley, somos salvados únicamente por Cristo, y a través de Cristo podemos rendir obediencia a la Ley y escapar de la condenación.

Referencias: Mateo 5:17-20; 7:21; 19:17; 22:36-40; 1 Juan 2:3-6; 5:1-3; Romanos 2:13; Juan 8:11; Hebreos 10:26.
El Sábado

El cuarto mandamiento de la ley moral de Dios requiere la observancia del séptimo día Sábado. Es un día sagrado del resto, es un monumento de la creación y una muestra de la restauración y de la redención así como de la santificación. Es una institución espiritual dedicada a la adoración y al estudio religiosos. Génesis 2:1-3; Éxodo 20:1-17; Ezequiel 20:12, 20; Isaías 58:13, 14; Marcos 2:28; Hebreos 4:1-10. La verdadera observancia del Sábado requiere la cesación de todo el trabajo secular en la puesta del sol del viernes hasta la puesta del sol del sábado. La preparación para el Sábado debe ser terminada el viernes antes de que el Sábado comience. Levítico 23:32; Éxodo 16:22, 23; Lucas 23:54; Marcos 16:1. Cristo y los apóstoles siempre, igual antes y después de la crucifixión y la resurrección, observaron el Sábado, es y sigue siendo el verdadero día de reposo. (Ananías y Pablo no habrían podido ser inocentes antes de los judíos si no eran sabáticos fieles.)

Referencias: Lucas 23:56; Hechos13:42, 44; 16:13; 17:2; 18:4; 22:12; 25:7, 8.


La Guarda del Domingo

El primer día de la semana, llamado comúnmente domingo, fue dedicado antiguamente a la adoración del sol. Mientras que la iglesia cristiana se fue alejando de la doctrina verdadera de los días apostólicos, el séptimo día, Sábado fue desplazado gradualmente por el primer día. El domingo, junto con otras instituciones (doctrinas) paganas, fueron gradualmente adoptadas por la iglesia cristiana. La observancia de domingo no se encuentra en la biblia.

Referencias: Mateo 15:9, 13.

La Ley Ceremonial

La ley ceremonial del antiguo testamento impuesto sobre la gente judía señalaba la venida del Mesías. Eran una muestra de la labor de Cristo, y sus requerimientos fueron cesados en la cruz. La ley ceremonial, que incluye los sábados ceremoniales y los días de fiesta judíos, no se deben confundir con la ley moral y el día Sábado del cuarto mandamiento.

Referencias: Hebreos 10:1, 9, 10; Colosenses 2:14, 16; Gálatas 4:10, 11.


La Gracia y sus Medios
 
Los medios de la Gracia “favor inmerecido”. Debido a el pecado, la humanidad debe sufrir las consecuencias de la muerte. Dios manifiesta su amor dando salvación de la muerte a través de Jesucristo al hombre. Se logra la salvación cuando los pecadores tienen el carácter Cristo a través: (a) La Palabra de Dios (Estudio de la Biblia), (b) el Espíritu Santo, y (c) el Ministerio del Evangelio.

Referencias: Romanos 10:13-18; Juan 14:26; 16:13; 2 Corintios 5:17-20; Hechos 2:38-42.


El Nuevo Nacimiento
Para ser salvados del pecado y de sus consecuencias, el hombre debe experimentar un nuevo nacimiento, una transformación de la vida. Arrepentirse individualmente de sus pecados y rendirse al trabajo del Espíritu Santo sobre su corazón, el hombre experimenta un deseo de vivir en obediencia a la voluntad de Dios. La biblia llama esta experiencia “el nuevo nacimiento”. La nueva vida es mantenida después de eso por nuestra fe en Cristo Jesús.

Referencias: Mateo 1:21; Juan 3:3; Romanos 2:4; Juan 16:8; Hechos 2:37, 38; 1 Juan 2:3, 6; Juan 16:13; 1 Pedro 1:22; Salmos 119:142; Juan 17:17; Galatas 2:20; Hebreos 12:2; Romanos 1:17; Filipenses 4:13.

Bautismo

Los que han alcanzado una edad de responsabilidad y “han nacido otra vez” deben ser bautizados por la inmersión en nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Esto representa la muerte, el entierro, y la resurrección de Cristo Jesús, así como la muerte del “viejo hombre” y la resurrección del “nuevo hombre” a una nueva vida en Cristo.

Referencias: Hechos 2:38; Marcos 16:16; Romanos 6:3-9; Colosenses 2:12.



El Rito de Humildad

El lavamiento de pies es una ordenanza de humildad que precede el servicio de la comunión (santa cena). Fue instituido por Cristo, e impuesto sobre la iglesia cristiana para enseñar humildad, igualdad, amor fraternal, y la unidad en Cristo. La reconciliación entre los hermanos debe preceder la ordenanza.

Referencias: Juan 13:1-17; Mateo 5:23, 24.


La Santa Cena (La Comunión)
Participando del pan ácimo y del vino sin fermentar que representan el cuerpo y la sangre de Cristo Jesús, el creyente conmemora su sufrimiento y muerte. El significado de esta ordenanza implica que sea compartida solamente por los miembros en situación buena y regular en el cuerpo de Cristo.

Referencias: Mateo 26:26-28; 1 Corintios 10:16, 17; 12:20; Lucas 22:11; 1 Corintios 11:23-29.


El Juicio Investigador

La profecía de los 2300 días (años, según Números 14:34 y Ezequiel 4:6) de Daniel 8:14 terminaron en 1844, cuando la “purificación del santuario,” o el inicio del juicio investigador. Esto refiere a la examinación del pre-Advenimiento de los expedientes divinos de las vidas de los que profesaron ser hijos de Dios por las edades. El resultado de esta investigación determina el destino de cada alma, para la vida eterna o la muerte eterna.

Referencias: Eclesiastés 12:14; Daniel 7:9, 10; Lucas 20:35; Apocalipsis 14:6, 7; 22:12.
El Juicio es ilustrado en Mateo 22:11-14.



La Verdad Presente
 
El mensaje de los tres de los ángeles de Apocalipsis 14:6-12, junto con el mensaje del otro ángel de la Apocalipsis 18:1-4, es la verdad presente. Estos mensajes son preparar a un grupo especial de personas, 144.000 en número, para el segundo advenimiento de Cristo.

Referencias: Ezequiel 9:1-7; Apocalipsis 7:1-4; 14:1-12; 18:1-4.


El Don de Profecía
 
De acuerdo con la promesa de Dios en Hechos 2:17-21, el don de profecía fue restaurado a la iglesia de Cristo en los postreros días, no como un reemplazo de la biblia o como una adición a la biblia ,sino como una guía y una marca de la distinción del remante de Dios. Las escritos inspirados mantienen nuestra atención a los principios de la biblia que son nuestra regla de fe y de práctica, y ayudan a salvaguardarnos de malinterpretar la palabra de Dios..

Referencias: Números 12:6; 2 Crónicas 20:20; Proverbios 29:18; Oseas 12:13; Amós 3:7; Efesios 4:8-11; 1 Tesalonicenses 5:20, 21.


El Matrimonio

El matrimonio fue ordenado por Dios y honrado por Cristo para unir ambas partes de por vida. Ni el divorcio con el fin de un nuevo casamiento, ni ninguna ley “civil” común de matrimonio, ni la unión con no creyentes está dentro del principio divino del matrimonio.

Referencias: Lucas 16:18; Romanos 7:1-3; 1 Corintios 7:11, 39; 2 Corintios 6:14.

Reforma Pro-salud
 
Porque el cuerpo de un cristiano es el templo del Espíritu Santo, el creyente deseará salvaguardar su salud por la siguiente ley natural, desechando los alimentos que destruyen la salud y los hábitos perjudiciales de vida, y siendo moderado en el uso de las cosas que sean buenas. 1 Corintios 3:16, 17; Filipenses 4:5. Los hábitos del vestuario son un índice del carácter. La modestia cristiana y el amor propio, requieren abstenerse de las modas extravagantes del mundo.

Referencias: 1 Pedro 3:1-5; Isaías 3:16-24; 1 Corintios 11:15; 1 Timoteo 2:9.


Nuestra actitud hacia gobiernos terrenales
 
Los cristianos están obligados a respetar la autoridad divina y humana. El creyente obedece todos las leyes buenas de los gobiernos terrenales con buena conciencia. Si los requisitos de leyes humanas están en conflicto con la ley de Dios, el cristiano debe decidirse a: ¿Obedecer a Dios o al hombre? Nuestra conciencia cristiana nos prohíbe tener cualquier parte en actividades políticas.

Referencias: Mateo 22:21; Romanos 13:3-7; 1 Pedro 2:17; Hechos 5:29; 2 Corintios 6:14-17; Isaías 8:12.

El cuerpo de Cristo, Su iglesia

La iglesia de Cristo es un cuerpo visible y organizado, no de individuos dispersados. La iglesia delega una porción de su autoridad a los oficiales elegidos, los oficiales no son un señor sobre la iglesia, sino para servicio y edificación al cuerpo de Cristo. La iglesia tiene la autoridad para aceptar a miembros por bautismo y por profesión de fe y para separar algún miembro por alguna causa.

Referencias: Juan 10:16; 11:52; 1 Corintios 10:17; 12:12-27; 1 Pedro 2:5; Efesios 4:15, 16; Colosenses 2:18, 19; Apocalipsis 1:20; Cantares 6:10; Efesios 4:11-13; Hechos 6:1-6; 13:3; 20:28; 1 Pedro 5:1-5; Mateo 16:19; 18:15-18; 1 Corintios 5:11, 13.



Diezmos y Ofrendas

Dar nuestros diezmos y ofrendas para soporte del ministerio y la predicación del Evangelio es nuestro deber como Cristianos.

Creemos que la devolución del diezmo y ofrendas voluntarias han sido ordenados por Dios desde el principio de la obra de salvación para ayudar a extirpar el egoísmo e implantar la generosidad en el corazón humano.

Referencias: Malaquías 3:7-10; Mateo 23:23; 1 Corintios 9:14; 2 Corintios 9:6, 7; Hebreos 7:8.


La Segunda Venida de Cristo

Creemos que la segunda Venida de Cristo está muy cercana; y que volverá con gran poder y gloria, en forma personal, visible y universal.

Referencias: Lucas 13:23-25; 17:29, 30; Isaías 11:4; 66:17; 2 Tesalonicenses 1:6-10; Mateo 24:27, 31; Juan 14:1-3; Hechos 1:9-11; 1 Tesalonicenses 4:15-17; Apocalipsis 1:7.


La Naturaleza del Hombre y el estado de los muertos

El hombre fue creado por la mano de Dios como un alma viviente. Por la desobediencia el hombre fue separado de la fuente de la vida. Por lo tanto, el hombre es mortal por naturaleza; pero el hombre puede obtener inmortalidad a través de Cristo: en promesa, inmediatamente; y en en forma real en su segundo advenimiento. Génesis 2:7; 3:22-24; Job 4:17; 1 Juan 2:25; Juan 11:25, 26; Romanos 2:7; 2 Timoteo 1:10; 1 Corintios 15:53, 54. Cuando el hombre muere, sea este bueno o malvado, entra en un “sueño,” un estado de inconsciencia, silencio, e inactividad. Los muertos permanecen en el sepulcro hasta la resurrección del justo y del injusto. Los injustos no están en un lugar de tormento, pero “se reservan para el día del juicio en el que se los castigará.“Y los justos no están en cielo, sino permanecen en el sepulcro hasta la resurrección, cuando Cristo vuelva por segunda vez.

Referencias: Eclesiastés 9:5, 6, 10; Salmos 6:5; 146:4; 89:48; Apocalipsis 20:13; 2 Pedro 2:9; Juan 5:28, 29; Daniel 12:13; Hechos 2:29, 34; 2 Timoteo 4:7, 8.
El Milenio
 
Después de la segunda venida de Cristo habrá una periodo de mil años, el cual es llamado milenio. Durante éste tiempo, los justos están en el cielo con Cristo, y los perdidos yacen en el polvo de la desolada tierra. Mientras la tierra permanece desolada, los salvados juzgarán a los perdidos. Al final del milenio los perdidos resucitan para ser destruidos por el fuego.

Referencias: Juan 14:3; Apocalipsis 7:9; 14:1; 20:4, 5; Salmos 46:2, 8; Isaías 24:1-6; Jeremías 4:23-27; 1 Corintios 6:2, 3; Apocalipsis 20:4; Juan 5:29; Apocalipsis 20:5, 9, 14; Malaquías 4:1, 3; Mateo 10:28; 2 Pedro 3:7-10; Salmos 37:10.


La Nueva Tierra
 
Después que la tierra sea purificada del pecado por el fuego, Dios hará todas las cosas nuevas, restaurando la tierra a la belleza Edénica. Ésta nueva tierra será el hogar de los redimidos, con Dios reinando en forma suprema por la eternidad.

Referencias: 2 Pedro 3:13; Apocalipsis 21:1-7; Mateo 5:5; 1 Corintios 2:9.


Publicar un comentario

 
Top