Menu

portada

portada
 


Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos porque nunca decayeron sus
misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad. Lam. 3: 22, 23.

Cuando considero la condición en que se encuentra el mundo, se posesionan de mí
sentimientos muy solemnes. Oh, cuánta indiferencia, cuánto crimen, cuánta desobediencia y
pecado. Cuán triste, cuán terriblemente triste es que el mundo no reconozca el amor de Dios,
quien dio a su Hijo unigénito como nuestro Redentor, a Jesucristo, que era igual a Dios. "Porque
de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él
cree, no se pierda, mas tenga vida eterna" (Juan 3: 16). Durante siglos el pecado ha estorbado, o
tal vez, impedido la gran obra de la benevolencia divina, obstruyendo el canal mediante
instrumentos humanos que rehusan recibir el don celestial y que, por lo tanto, no pueden
impartirlo.
Dios llama a los hombres y las mujeres para que sean obreros consagrados que trabajen
con Jesucristo. Aunque el pecado y la maldad han estado obstruyendo por largo tiempo la
corriente de la gracia abundante, ésta no ha sido totalmente cortada de la tierra. Su curso viene
hacia la tierra, y si los hombres tan sólo estuvieran dispuestos a cooperar con Dios, si el canal de
comunicación se mantuviera abierto, sin restricciones, la luz del cielo resplandecería en todas
partes del mundo, dispersando las tinieblas morales.
Estoy contenta de que debamos trabajar fervientemente. Los ministros no son los únicos
que deben brillar. Deben levantar obreros en todas las iglesias, y en la medida en que los que
reciban la verdad se mantengan humildes y contritos, serán los instrumentos que Dios usará para
bendecir a sus prójimos mediante todo lo que puedan hacer con su supuesta humilde capacidad.
No es por medio de los más eruditos, de los más elocuentes miembros de la familia
humana como se revelará el Señor. "Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad,
y cuyo nombre es el Santo. Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde
de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los
quebrantados" (Isa. 57: 15). "Pero miraré a aquel que es pobre y humilde de espíritu, y que
tiembla a mi palabra" (Isa. 66: 2).
El Señor pedirá cuenta a los hombres por las capacidades que les dio, por medio de las
cuales pueden usar todas las facultades del intelecto, y toda su fuerza física y moral en su servicio
para hacer el bien y bendecir a otros. Se ha producido una crisis en el gobierno de Dios en la
tierra. La compasión divina ha estado fluyendo hacia la gente, a pesar de que ha sido resistida por
corazones obsesionados (Carta 52, del 6 de diciembre de 1895, dirigida a un pastor en
Australi

Publicar un comentario

 
Top