Menu

portada

portada
 


Es un hecho triste, aunque universalmente admitido y deplorado, que la educación en el hogar y la preparación de la juventud actual han quedado descuidadas.
No hay campo de acción más importante que el señalado a los fundadores y protectores del hogar.  Ninguna obra encomendada a seres humanos entraña consecuencias tan trascendentales como la de los padres y madres.
Los jóvenes y niños de la actualidad determinan el porvenir de la sociedad, y lo que estos jóvenes y estos niños serán depende del hogar.  A la falta de buena educación doméstica se puede achacar la mayor parte de las enfermedades, así como de la miseria y criminalidad que son la maldición de la humanidad.  Si la vida doméstica fuera pura y verdadera, si los hijos que salen del hogar estuvieran debidamente preparados para hacer frente a las responsabilidades de la vida y a sus peligros, ¡qué cambio experimentaría el mundo!


White, Elena. Felicidad y Armonía en el Hogar. La primera escuela del niño, todo lo demás es secundario. Pág. 49-50.

Publicar un comentario

 
Top